Stmo. Cristo de la Vera-Cruz

    

 

     Con el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz estamos ante una magnífica pieza escultórica de la cual no tenemos documentación clara que nos sitúe la cronología y autoría de este Cristo. Simplemente aplicando ese método que se basa en la experiencia del experto nos ofrece rasgos de indudable interpretación.

     La tipología de este Cristo responde al prototipo que realiza Roque Balduque, escultor flamenco que trabaja en el retablo mayor de la catedral de Sevilla entre 1551 y 1561, pero que ya residía en la capital andaluza desde 1534. Autor de muchos retablos durante los veintisiete años que vive en Sevilla.

     Se trata de una imagen que ha sufrido diversas y desiguales intervenciones a lo largo de los siglos.

     La fecha exacta de su creación no está clara, sólo podemos decir que ya existía la imagen del Stmo. Cristo cuando se donó el 5 de Agosto de 1576 por parte de D. Juan Monge de Cala y Dña. Catalina de Jarana, su mujer, un trozo del corral de su casa para la ampliación de la Capilla.

     En el año 1759, el escultor lebrijano Matías José Navarro recompuso al Stmo. Cristo una de sus manos, D. Juan Antonio Sánchez-Barahona lo encarnó y compuso el sudario y el artista platero Antonio de León hizo una corona y tres clavos de plata, que en total pesaron 27 onzas y medias e importaron 495 reales.

     El 14 de mayo de 1949 se pidió permiso al Arzobispado para su restauración, al descubrirse que la Imagen del Stmo. Cristo se hallaba en deplorable estado por haber sido invadida por la polilla; temiéndose además que el peso del Stmo. Cristo desgarrase las manos y quedase totalmente deteriorado. José Rivera, bajo la dirección e inspección de D. José Hernández Díaz, reparó algunas grietas y sustituyó un trozo de lienzo que cubría la espalda, por el correspondiente de madera e hizo desaparecer las suciedades y barnices que afeaban el encarnado originario de la figura, finalizándose la reparación el 14 de Septiembre de 1949.

     El día 8 de Marzo de 1979, bajo la dirección del escultor D. Francisco Arquillo Torres, de la Escuela Superior de Bellas Artes "Santa Isabel de Hungría" de Sevilla, se le restauró las espigas de sus brazos y se limpió el sudario que tenía cubierto con pintura blanca, dejando al descubierto su pintura primitiva que es "estofado con dibujos de oro", e igualmente se le quitó toda la sangre que había sido superpuesta dejando su sangre y color de cuerpo primitivos. Se introdujo en el interior del tórax un pergamino, que actualmente se encuentra, con el nombre del escultor y los miembros de la Junta de Gobierno que en esos momentos regía la Hermandad.

Ntra. Sra. de Consolación

    

 

     La imagen de la Stma. Virgen, Ntra. Sra. de Consolación, es una talla de vestir y de autor desconocido. Los datos más fidedignos que tenemos de Ntra. Sra. son del año 1621. Fue la Imagen con más devoción en nuestro pueblo, hasta el nombramiento de Nuestra Patrona, Ntra. Sra. del Castillo.

Contacto

Contacto