El Consejo

Su Historia, su Junta Superior, el Pregón, Carteles, Via-Crucis, Cultos y Misas, ...

Leer más...

 Hermandades de Penitencia

Conozca su Historia, Imágenes, Sede Canónica, Junta de Gobierno, Cultos, Boletines, ...

Leer más...

    Hermandades de Gloria

Sus Cultos, Salidas Procesionales, Imágenes, ...

Leer más...

    Hermandad Sacramental

Historia, Cultos, Noticias y actividades de la Hermandad Sacramental 

Leer más...

HomePenitenciaSanto Sepulcro

Cultos en la Hermandad del Santo Sepulcro

La Hermandad del Santo Sepulcro celebra sus Cultos anuales en honor a su Titular, el Santísimo Cristo de las Cinco Llagas.

Será un Triduo que tendrá lugar en los días 22, 23 y 24 de noviembre, siendo el sábado 25 del mismo mes la Función Prinicipal. Todo ello a las 20 horas en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Oliva.

La predicación correrá a cargo de Don Manuel Arroyo Romero, Párroco de Nuestra Señora de la Oliva.

Cristo Yacente

 

 

     Representa a Cristo Yacente en su traslado al Santo Sepulcro.

     “Contamos con las dos esculturas más antiguas: la patrona Virgen del Castillo y el Cristo Yacente del Santo Entierro. Estas dos magníficas obras son de autor desconocido, como ocurre con la mayoría de las pinturas y esculturas que se producen en este periodo del gótico andaluz. Pese al tiempo transcurrido, y a sus no pocas intervenciones, esas obras nos hablan un lenguaje inteligible para el hombre contemporáneo, como lo prueba su “funcionalidad devocional” vigente. El lebrijano se sitúa ante estas imágenes y no precisa intermediarios que les interpreten su significado, porque el lenguaje de las formas artísticas sigue cumpliendo su finalidad originaria. Pese a ello, cuanto más sepamos de sus circunstancias históricas, del contexto de su creación y de sus caracteres estilísticos, más fructífero puede ser el diálogo entre el actual espectador y la obra de ayer. Este convencimiento es lo que puede justificar mis palabras pues, ante estas obras vivas, su presencia debiera bastar.”

     “.....De la misma época, siglo XIV, e iguales caracteres estilísticos que la Patrona, es el Cristo Yacente del Santo Entierro, también conservado en el Castillo. En principio crucificado, para ser más tarde articulado en sus brazos, y poderlo introducir en la urna sepulcral. Corresponde a ese momento la base de su actual policromía, aunque tiene “reparaciones” posteriores de menor cuantía. Esta obra conserva mejor su morfología original y se puede apreciar más claramente esa característica de la curvatura de su cuerpo, cual los modelos en marfil que hemos comentado. Su ascendente estilístico gótico se evidencia en el esquematismo y estilización de sus miembros, aunque ya apuntan un moderado naturalismo como anticipo del primer renacimiento. El sudario suele mostrar en los crucificados una pista muy clara  sobre el gusto de la época, y, en éste, aunque muy estilizado, ya se reconoce una observación del modelo natural, más acorde con los planteamientos renacentistas que con los prototipos simbólicos y estereotipados de épocas anteriores.

     Hay algunos crucificados repartidos por esta zona andaluza que responden a esta tipología del Yacente de Lebrija. De similares características, y por vía de ejemplo, me remito al Crucificado de la Iglesia de San Pedro de Sanlúcar la Mayor, obra magistral de este momento histórico. Estos rasgos van a perdurar en la imaginería sevillana hasta los primeros años del siglo XVI, en una imaginería muy extendida por esta zona andaluza. Como puede comprobarse en la imagen del “Cristo del Millón” que corona  hoy el retablo mayor de la Catedral de Sevilla, y que antes estaba con la Virgen y San Juan, en el iconostasio de esta catedral; obra  de magistral ejecución que, por su calidad y  emplazamiento capital, debió marcar ciertas directrices e influencias estilísticas y morfológicas en muchos autores de la región, a lo que no parece ajeno el autor lebrijano.”

     Fragmentos extraídos de la obra “LAS PINTURAS Y ESCULTURAS DE LEBRIJA” 
     D. Juan Cordero. Catedrático de Perspectiva de la Facultad de Bellas Artes y Profesor Emérito de la Universidad de Sevilla.

     La única restauración que se conoce es la realizada en 1966 por el escultor sevillano José Rivera, quién le descubrió el sudario primitivo oculto desde el siglo XVII.

     Según obra en los Archivos Parroquiales de la Ciudad de Lebrija, se veneraba ya a principios del Siglo XVII.

 

Contacto

Contacto

Noticias

Noticias

Página 1 de 3